¿Nuevas masculinidades? Masculinidades cuidadoras

por Diego Corpus

El interés por la masculinidad o masculinidades como categoría de análisis es algo relativamente reciente. Derivados del movimiento feminista, los estudios de los hombres y las masculinidades se han preocupado por la forma en que los hombres expresamos y vivimos el género a partir de una serie de elementos que conjuntan cuestiones sociales, psicológicas, biológicas y culturales.

Como parte de estos estudios, y por herencia de las investigaciones feministas, han surgido algunas preocupaciones por la forma en la masculinidad se ha asociado de forma histórico-cultural con diferentes tipos de dominación y de violencia, donde algunos hombres buscan imponer su voluntad o posicionarse sobre otras personas de forma directa o simbólica, situaciones donde la masculinidad se entiende como un elemento hegemónico. Sin embargo, si todos los hombres correspondieran a un modelo hegemónico de masculinidad no se darían este tipo de discusiones al respecto.

Aquí entra en acción la labor de Irene Comins Mingol quien, a través de un intensivo análisis, publica en En-Claves del Pensamiento un lúcido artículo sobre el papel de las masculinidades en el tránsito hacia una cultura de paz, donde el cuidado es la columna vertebral que encaminará a la sociedad a un lugar más allá de las intenciones y vestigios violentos del patriarcado.  

Tomar conciencia de la vulnerabilidad humana y de la mutua interdependencia es condición esencial para el compromiso y la transformación social

Irene Comins

Comins retoma los postulados éticos de Carol Gilligan para explicar como el cuidado puede ser entendido en dos dimensiones fundamentales: la praxis y el principio. Por un lado, se tienen todas aquellas prácticas de cuidado que los seres humanos necesitamos al transcurso de nuestras vidas, por el otro se entiende una actitud humana que debería permear las relaciones interpersonales y que se fundamenta en la atención y la delicadeza. Como parte de esta fundamentación se entiende que el cuidado no sólo abarca al espacio privado, sino que es fundamental en el espacio público, siendo así indispensable en la construcción de una paz positiva. Esto conlleva una crítica inherente al patriarcado y sus valores, por ejemplo, la separación afectiva como valor del patriarcado ha llevado a que los hombres se distancien de actividades relacionadas con el cuidado, postura desde donde nacen argumentos que otorgan funciones sociales a características biológicas, es decir, la separación entre los hombres y el cuidado ha abonado a los mandatos de género y sus implicaciones en la expresión de la subjetividad y la vivencia del cuerpo, donde el cuidado ha sido históricamente asociado a las mujeres.

El cuidado no sólo atañe al oikos —el hogar—, sino también a la polis —al ámbito público y de la ciudadanía

Irene Comins

Ahora bien, ¿por qué masculinidades cuidadoras y no nuevas masculinidades? La autora hace hincapié en las transformaciones que una ética del cuidado como rectora de la conducta y subjetividad puede traer. La sombra del patriarcado puede extenderse incluso a través de aquellas expresiones de masculinidad que se posicionen como reaccionarias al movimiento feminista o que elaboran cambios superficiales, donde se puede dar el caso de hombres que conserven valores propios de la hegemonía o dominación. De aquí que el tópico se trate del desarrollo de masculinidades cuyo foco central sea el cuidado de otros y que, ojo, no sea un cuidado entendido como la protección de la sociedad cuya práctica se ejerce a través de la violencia.

Como señala Elliott las masculinidades cuidadoras son aquellas que rechazan la dominación y abrazan los valores del cuidado

Irene Comins

La propuesta de masculinidades cuidadoras busca abandonar las nociones patriarcales de inmunidad y separación relacional. Optan por una delicadeza que no daña o lastima, que vela por la singularidad de los otros concretos desde una postura de humildad que permite mirar con atención. Donde el cuidado como praxis y principio llevan a masculinidades que rechazan la dominación y viven los valores del cuidado. Podría resumirse, así, que la relación entre las masculinidades y el cuidado es el siguiente paso en el camino hacia una revolución por la cultura de paz.

https://doi.org/10.46530/ecdp.v0i31.630



Citar este post
Diego Corpus (2023, 5 septiembre). ¿Nuevas masculinidades? Masculinidades cuidadoras. Voces de (En-claves del pensamiento). Recuperado 21 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/o8gv

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search